Cambiando dos letras podremos afrontar mejor la crisis

Desde pequeños nuestros mayores nos enseñaban refranes que venían a ser frases o sentencias que recogían la sabiduría popular de cada pueblo.

El refranero español es uno de los más ricos del mundo donde se mezclan desde vivencias o conclusiones sabias hasta predicciones meteorológicas o formas de comportamiento entre otras cosas.

Muchas de estas frases las reproducimos automáticamente como algo incuestionable que sirve para explicar un hecho concreto sin reflexionar si lo que dice ese refrán es verdadero o no.

En especial, hoy me quiero referir a una de esas frases utilizadas durante generaciones y que forman parte del acerbo cultural de nuestro refranero:

“Mal de muchos…, consuelo de tontos”

Con ella, nuestros antepasados y nosotros mismos queremos explicar que ante situaciones excepcionales el que se conforma con lo que le pasa a los demás es realmente una persona torpe que no sabe ver más allá de lo que ven sus semejantes.

Esta crisis global que estamos padeciendo hoy en día, nos permite un cambio de tan solo dos letras que hacen que el refrán tradicional se adapte a los tiempos y cambie su significado.

El refrán actual debería ser:

“Mal de muchos…, consuelo de Todos” (nt=d)

La incertidumbre ante algo que nadie sabe cómo va a evolucionar a corto, medio o largo plazo, nos hace a todos iguales.

La crisis es global y afecta a países ricos, del llamado tercer mundo, empresas, personas físicas, dirigentes, pueblo en general…etc. En resumen, de manera fulminante nos ha democratizado a todos y por tanto el mal de muchos no es un consuelo de unos pocos sino de todos nosotros por igual.

Si nos igualado a todos en la desgracia, llega el momento de despertar e intentar afrontar la crisis de manera diferente a lo que podamos ver u observar a nuestro alrededor.

Esta crisis va a ser puntual, con caídas grandes de los PIB internacionales, pero también habrá recuperaciones rápidas de los mismos y por tanto debemos aprovechar esos momentos de bonanza que sin duda van a llegar a nivel internacional.

Es el momento de pensar de manera fría y preparar nuestras empresas para esas fases positivas que se van a dar en las economías de muchos países (aquellos que se recuperen más rápidamente).

Preparar nuestras empresas para que puedan acceder al reparto de ese pastel que va a llegar, para que se pueda acudir de manera profesional y competitiva a todos los mercados que sean posibles.

Es el momento de realizar acciones de adaptación de nuestras empresas y productos y si es necesario reinventarnos con el fin de que nuestro refranero vuelva nuevamente a ser tan sabio como siempre ha sido para que sólo los “tontos” se conformen con el mal que aqueja al resto.

Gustavo Iglesias Sánchez

Socio fundador de SYGEX

2 comentarios sobre “Cambiando dos letras podremos afrontar mejor la crisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *